Cómo usar las Esencias

Las Esencias Sagradas Egipcias son mucho más que un aceite o un perfume. Pueden ser utilizadas de diferentes formas, aunque lo más común es el uso aromático o tópico. Al aplicarlas se recomienda poner la intención en lo que se quiere trabajar con ellas, por ejemplo, emociones, eliminar bloqueos… Si en el momento de aplicarlas se inhalan un par de veces directamente desde el frasco, se puede llegar a sentir como su vibración te envuelve y sus efectos comienzan a sentirse.

Si utilizas las esencias con constancia, de una forma consciente y permites que te ayuden, tu vida cambia, ya que dejas que otra energía natural penetre en tu cuerpo, armonizando tus chakras, aura y elevando tu vibración.

¿Cómo utilizar las esencias de manera aromática?
El uso de las esencias en quemador o humificador es el más común. Utilizadas de esta manera su efecto es más rápido ya que van de forma directa al sistema límbico. En general, todas las Esencias Sagradas Egipcias son excelentes aceites de meditación que ayudan a reforzar el aura, aunque las esencias elevadas y las de los Dioses son las más recomendables para usar de esta forma. Aplicando unas 7 gotas en el agua del quemador o humificador, se puede disfrutar de maravillosos aromas que transmiten calma, relajación y elevan nuestra frecuencia, ambientando a su vez la casa, centro de terapia, lugar de trabajo… con excelentes fragancias.

¿Cómo utilizar las esencias de manera tópica?
Todas las Esencias Sagradas Egipcias están diluidas en aceite de jojoba por lo que se pueden aplicar directamente sobre la piel (siempre teniendo cuidado si estamos tratando con pieles delicadas o alérgicas). La única esencia que no va diluida sobre jojoba es la esencia de sándalo, que va sobre aceite de coco.

Utilizadas de forma tópica y para obtener un mayor beneficio todas las esencias se pueden aplicar directamente, 1-2 gotas, en coronilla, detrás de las orejas, cuello, hombros, muñecas, pies… siendo excelente su uso en masajes utilizando la proporción de 10% esencia y 90% de aceite portador (aceite de almendras, jojoba…). Las esencias físicas se recomienda aplicar directamente 1-2 gotas en el chakra correspondiente, por delante y por detrás. Si se combinan esencias físicas con esencias elevadas, las físicas se aplican en el chakra por delante y las elevadas en el chakra por detrás.

Otros usos:
Para disfrutar de un baño relajante puedes añadir aproximadamente 7 gotas de tu esencia favorita en el agua, junto con flores y sales. Al estar relajados la esencia prenetra mucho mejor. También puedes aplicar un gota de esencia en cada hombro antes de entrar en la ducha para que la esencia y el agua te limpien energéticamente.

Para limpiar los lugares y elevar la vibración, puedes fregar el suelo aplicando unas 7 gotas de esencia en el cubo de agua (ejemplo: utilizando agua de oro, incienso o mirra).
Utilizando unas gotas en las pinturas, puedes elegir qué tipo de energía quieres en camisetas, pañuelos o incluso en las paredes de la casa.

Precauciones:
Las Esencias Sagradas Egipcias son muy potentes y si es la primera vez que los utilizas hay que ir despacio. Recuerda siempre la regla de ‘menos es más’. Te recomendamos comenzar utilizando las esencias de una en una y aplicando una o dos gotas. Cada cuerpo es diferente y antes de aplicar varias a a la vez, hay que observar qué tal nos sentimos.

Si estás embarazada utiliza las esencias solamente de forma aromática en quemador o en humificador.

¡Queda completamente prohibido ingerir cualquiera de estas esencias!